Cómo detectar el potencial de un reportaje

por Jaldeep Katwala
Sep 10, 2014 en El ABC del periodista

¿Cuáles son los signos claves que te permiten distinguir los hechos de la ficción? ¿Cómo sabes que te estás dirigiendo por la senda correcta?

A continuación te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a detectar material noticioso verídico y a desenterrar hechos importantes.

1: ¿Es interesante?

Quizás este sea el criterio más importante de todos. Si no es interesante, ¿para qué contarlo? Tu reportaje debería hacer que el espectador, el oyente o el lector se detenga, levante la vista del desayuno e incluso desee contarle tu historia a otra persona. Una buena manera de probar si tu historia es interesante es si al comentársela a uno de tus colegas te responde, “¿y entonces?”. Si no eres capaz de responder a esa pregunta, puede que la historia no sea lo que pensabas que era.

Si no es interesante, ¿para qué contarla?

2: ¿Ya sabías de eso antes?

Si consumes noticias vorazmente –y deberías hacerlo– sabrás si tu historia es novedosa y original. Alguien en la redacción podría ayudarte; casi siempre hay una persona con una memoria prodigiosa que recuerda todas las noticias que alguna vez se publicaron. Si nadie sabe nada sobre el caso que propones entonces puede que sea nuevo. Así que no tengas miedo de preguntar si alguien tiene más información sobre el caso. Podrías terminar encontrando nuevos aportes e importantes ángulos a la hora de enfocar el tema.

Algunas historias van a ser contadas varias veces.

3: ¿Alguien quiere mantener el silencio?

Una vez que hayas culminado la investigación previa estarás listo para organizar las entrevistas. Sin embargo, puede que te encuentres con que el principal entrevistado evite recibir tus llamados, se niegue a ser parte de tu reportaje o no conteste tus preguntas. Si este es el caso, puede que la persona le tema a algo o tenga cosas que ocultar. Desde luego, esto no prueba que la historia sea verídica ni que estés en el camino correcto. Existen muchas razones por las que alguien puede preferir mantenerse en silencio. Esto puede indicar, no obstante, que hay asuntos sobre los que necesitas investigar más. No te apresures en sacar conclusiones.

Si alguien no devuelve tus llamados puede estar ocultando algo.

4: ¿A cuántas personas afectará?

Puedes tener el mejor reportaje del mundo, pero que solo le concierna a un individuo. Eso no significa que no haya que publicarlo, pero mientras más sean los afectados, más chances habrá de que tu historia le interese a una audiencia. E incluso si afecta a una sola persona, tu trabajo es pensar y explicar por qué tu reportaje tiene o podría tener implicancias más amplias. Por lo general hay otras personas en situaciones similares que podrían beneficiarse de tu investigación y tus hallazgos.

¿La historia es de interés para una cantidad suficiente de personas?

5: ¿Es difícil de contar?

Una regla de oro, basada en cientos de historias que cubrí en mi tiempo, es que mientras más difícil de contar sea un caso, más posibilidades tiene de ser una gran historia. Si es fácil de contar, lo más probable es que alguien ya lo haya hecho. Esto también subraya la importancia de no darse por vencido con demasiada facilidad. Al cubrir una caso importante podrías llegar a un punto en el que desees rendirte y abandonarlo. No lo hagas. Está bien alejarte de él por un tiempo, pero intenta averiguar por qué te está resultando tan difícil: ese bloqueo podría ser el meollo de la historia.

Si la historia es difícil de contar, probablemente valga la pena contarla.

6: ¿La historia tiene sentido?

Mientas más increíble y más alejada de la realidad sea tu historia, más probabilidades hay de que lo que tienes entre manos sea falso. Esto no quiere decir que no existan historias que parezcan inverosímiles; solo significa que tienes que estar muy seguro de los hechos antes de publicarlos o difundirlos. A menudo los mejores reportajes son simplemente la pieza faltante de un rompecabezas: completan el sentido de algo que ya se sabía antes.

Pero una historia que no se sostiene no es una historia.

7: ¿Hay otras personas interesadas en seguir tu historia?

Si hiciste un gran trabajo de periodismo original, tus competidores seguirán tu tema y le darán su propia visión. Si se trata de una pieza excepcional de periodismo, políticos, candidatos, funcionarios y aquellos que tengan interés en el tema seguramente hagan algo. Es por eso que siempre debes tener tu propio plan de seguimiento de la noticia. Cuando otros comienzan a seguir tu camino necesitas tomar la delantera de nuevo. Estar atento a nuevos ángulos de tu historia siempre es una buena idea (mira el siguiente punto).

Las buenas historias suelen obtener un mayor seguimiento.

8: ¿Surgirán noticias relacionadas?

Un reportaje realmente bueno tendrá por lo menos tres historias relacionadas que podrás seguir. Tendrás ventaja respecto a tus competidores, por lo que deberías anticipar el rumbo que tomará la noticia antes de publicarla o difundirla. Como sea, cuando ésta se haya mediatizado, ellos también buscarán nuevos ángulos para seguir y tomar su liderazgo, así que necesitas adelantarte. Durante tu investigación inicial anota un plan de ideas acerca de cómo crees que se desarrollará la historia y qué otras personas podrían aparecer en escena. Encuentra a esas personas, entrevístalas, reúne más material exclusivo y piensa en nuevos enfoques. Tu trabajo es mantener tu impulso inicial vigente.

La mayoría de las historias continuarán desarrollándose. Asegúrate de estar allí.

9: ¿Algo cambiará como resultado de tu reportaje?

Si publicas tu reportaje, ¿algo cambiará? ¿Las vidas de otras personas mejorarán o empeorarán? Si mejoran es una buena señal. Si en cambio existe la posibilidad de que la cosa empeore para muchos, piensa dos veces si deberías publicar o difundir tu historia. Todo esto es parte de la evaluación del interés público de la noticia, que puede ayudarte a decidir sobre su fortaleza y su validez.

¿Qué impacto tendrá tu reportaje?

10: ¿Podrás seguir en contacto con tus fuentes?

Una vez que difundas tu reportaje, ¿podrás mirar a tus contactos a los ojos? ¿Ellos seguirán dirigiéndote la palabra? Una noticia controvertida, contada bien e imparcialmente, redundará en respeto hacia tu trabajo. En cambio, una historia controvertida mal contada y de forma parcial hará que te sea difícil continuar dedicándote al periodismo. Esto no significa que debas hacer concesiones o diluir tu material. Lo que significa es que necesitas ser justo, honesto, objetivo, imparcial y preciso en todo lo que haces. Puedes mirar los módulos de capacitación en nuestra sección de ética editorial (en inglés).

Puede que no valga la pena perder contactos valiosos por una noticia, pero por otro lado...

Jaldeep Katwala es periodista desde 1985. Ha trabajado para la BBC, Channel 4 News y Radio Netherlandsr. También ha enseñado periodismo y dirige una serie de proyectos de desarrollo de medios y de cursos de capacitación en todo el mundo.

Este post fue publicado originalmente en Media Helping Media (MHM) y es reproducido por IJNet con permiso.

MHM es un sitio de capacitación para periodistas que ofrece recursos gratuitos para quienes trabajan en estados de transición política, en países que han salido de situaciones conflictivas y en zonas en las que existen amenazas a la libertad de prensa y de expresión.

Imagen con licencia Creative Commons, vía gerlos en Flickr.