Idiomas

La noticias falsas: un monstruo en constante mutación

La noticias falsas: un monstruo en constante mutación

H R Venkatesh | 28/06/17

Para mí las noticias falsas se parecen a un cáncer de rápido crecimiento. Tienes que observar muy detenidamente para detectarlo, pero una vez que lo haces, te das cuenta de que se ha extendido por todas partes. Al igual que algunas variantes agresivas de la enfermedad, puede infectar sin haber sido diagnosticado, y hacer una desagradable metástasis.

Comencé mis investigaciones pensando que todo el lío generado por el “problema de las noticias falsas” en los medios globales se produjo porque, bueno, estos medios están dominados e influenciados por los medios de estadounidenses, así como por las compañías de ese país detrás de las plataformas que son utilizadas para difundir noticias falsas. Pero cuando hablé con periodistas de todo el mundo, quedó claro que la desinformación se ha instalado en muchos países, alimentando una amplia gama de tensiones políticas o étnicas y causando divisiones que, a menudo, benefician a ciertos intereses especiales sobre otros.

En Brasil, por ejemplo, el proceso de destitución de 2016 contra la ex presidenta Dilma Rousseff estuvo acompañado por múltiples noticias falsas. Según un estudio de la Universidad de San Pablo, tres de las cinco noticias más compartidas en Facebook durante la semana anterior a la destitución fueron falsas, informó BBC Brasil.

Nuestra cobertura en los periódicos es descuidada; nuestro periodismo televisivo es atroz... Como resultado, hay caminos para que los intereses creados se apoderen de la corriente de noticias e inserten su desinformación en ese flujo...

"Las noticias falsas han sido un problema en la política brasileña desde las elecciones generales de 2014", dijo Sérgio Spagnuolo, periodista de datos que dirige Volt Data Lab en Brasil. "Uno de los principales candidatos murió en un accidente aéreo en medio de la campaña de ese año. Imagínate las mentiras y rumores no probados que la gente publicó".

En la India, la facilidad con que se disemina la desinformación se ve exacerbada por el hecho de que en la nación se hablan 22 idiomas, lo que hace más difícil verificar correctamente lo que un video o texto está supuestamente mostrando. En abril, el espeluznante video de un asesinato en Bangladesh fue difundido como el asesinato de un hombre hindú en manos de musulmanes. Como el activista Pratik Sinha demostró en su sitio de noticias "anti-propaganda" Alt News, el mismo video se viralizó una vez más en mayo, afirmándose que mostraba el asesinato de un joven policía en la conflictiva región de Cachemira.

"La comunicación se ha vuelto tan compleja que si ves un video con un guión elaborado, tiendes a creer que realmente sucedió", dijo Sinha.

Samanth Subramanian, un periodista indio que informó sobre la industria de las noticias falsas en Macedonia para la revista Wired, identificó varias razones por las cuales el ecosistema de medios de la India es vulnerable a la circulación sin control de noticias falsas (y sus observaciones podrían aplicarse fácilmente a muchos otros países).

"Nuestros filtros institucionales son anémicos de por sí", me dijo Subramanian. “Nuestra cobertura en los periódicos es descuidada; nuestro periodismo televisivo es atroz. Tenemos una tradición atrofiada en lo que respecta a las revistas. Como resultado, hay otros caminos para que los intereses creados se apoderen de la corriente de noticias e inserten su desinformación en ese flujo”.

La velocidad a la que las historias falsas pueden propagarse a través de redes sociales como WhatsApp también beneficia a los propagandistas y obstruye a quienes tratan de contrarrestar la desinformación con hechos, observa la periodista zimbabuense Fungai Machirori.

"Cuando se descubre que las noticias son falsas, es muy difícil lograr que todas las personas en la cadena de información errónea obtengan la versión correcta de la historia", dijo. "Y eso se debe en parte a que vieron esa información en una gran variedad de fuentes”.

La expresión 'noticias falsas' está siendo utilizada por políticos perezosos y de bajo rendimiento para culpar a otros por sus propias deficiencias.

El periodista de Bahrein Husain Marhoon, que dirige un sitio de fact-checking que monitorea la región del Golfo, señaló que no importa de qué país se trate, un desafío clave tiene que ver con la tendencia de la gente a creer en la información que confirma sus creencias anteriores, sin importar lo que digan las evidencias.

"El poder de las noticias falsas radica en que contienen una porción de verdad que las hace creíbles”, escribió hace poco. "Están diseñadas de tal manera que se relacionan con la predisposición inicial de quienes las reciben. Esto es lo que hace que la gente algunas veces se niegue a creer que una historia es falsa".

Lidiar con el problema de las "noticias falsas" no significa culpar al sesgo de confirmación. En cambio, los periodistas deben desafiar a "los políticos que usan el término para denigrar a los medios de comunicación", dijo Peter Fray, profesor de periodismo en la Universidad de Tecnología de Sídney.

“La expresión ‘noticias falsas’ está siendo utilizada por políticos perezosos y de bajo rendimiento para culpar a otros por sus propias deficiencias”, dice Fray, que fundó el primer sitio de verificación de Australia. "Tiene que ser llamado por lo que es –control de daños políticos– y no promovido por las mismas personas a las que quiere desprestigiar, es decir, a los periodistas".

Los periodistas con los que hablé estarían de acuerdo en que la desinformación es un arma poderosa, sin importar quién la ejerza y cómo se manifieste en diferentes entornos mediáticos. Al igual que algunos tipos de cáncer, el fenómeno de la noticias falsas puede ser incurable, pero sin duda hay muchas formas de defenderse.

"Lo que comenzó como el pequeño negocio de un puñado de ideólogos o de algunos cowboys digitales se ha convertido en un virus global", dijo Fray. "Corresponde a los periodistas y editores vacunar a la población contra él".

H.R. Venkatesh tiene más de 15 años de experiencia como periodista. Fue becario del Centro Tow-Knight para el Periodismo Emprendedor y fundador de NetaData, un sitio indio de información política. Conoce más sobre su trabajo como becario ICFJ Knight aquí.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Dana Lee.

Tags: 

Comentarios

Comentario

Otro elemento que permite que este tipo de "enfermedad", "virus", noticias falsas, es la falta de investigación de la ciudadanía, el desinterés de conseguir información real, y sobre todo la maldad por crear y compartir todo lo negativos.

 

ESCRIBE UN COMENTARIO

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Twitter message links are opened in new windows and rel="nofollow" is added.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Please log in or register in order to comment this post.