Idiomas

Cuando el crowdfunding se queda corto, averigua por qué: lecciones de Venezuela

Cuando el crowdfunding se queda corto, averigua por qué: lecciones de Venezuela

Jordy Meléndez | 19/07/17

Este es el cuarto artículo de una serie de SembraMedia sobre cómo los sitios de noticias independientes pueden lograr la estabilidad financiera. Aquí puedes leer el primero, aquí el segundo y aquí el tercero.

En Venezuela, un “cocuyo” es un animal similar a la luciérnaga. Un cocuyo solitario no alumbra mucho, pero cuando se reúnen cientos o miles de ellos desprenden una luz que es capaz de iluminar la noche. Por ello, no es casual que este medio digital venezolano, nacido en enero de 2015, se haya puesto como objetivo iluminar con información veraz -y el apoyo de una comunidad amplia- lo que sucede en un país donde el periodismo de calidad ha ido perdiendo espacios e influencia.

Luz Mely Reyes, CEO y co-fundadora de Efecto Cocuyo asegura: “siempre supimos que íbamos a apostar por el crowdfunding como una forma más de ingresos”. A finales de 2015 Efecto Cocuyo lanzó su primera campaña de fondeo colectivo con un éxito notable. “Recaudamos más de 27.000 dólares en poco más de dos meses”, dice Luz Mely. Si bien la meta de la primera campaña era recaudar 75.000 dólares, los 27.000 ingresados terminaron valiendo el doble en cuestión de meses, por el régimen cambiario en Venezuela. Tan interesante fue esa campaña que el medio El Estímulo les dedicó una nota titulada “Las lecciones que dejó el crowdfunding de Efecto Cocuyo”.  

En 2016, Efecto Cocuyo se puso una meta menos ambiciosa que en 2015 con la campaña ¿Quién dijo miedo?: recaudar al menos 40.000 dólares. Realizaron un video de 2.30 minutos que narraba la escasez de medicamentos en Venezuela y la cobertura que Efecto Cocuyo ha realizado al respecto. Al final solicitaban el apoyo de sus lectores para seguir haciendo periodismo. La campaña duró dos meses y obtuvieron 5.391 dólares de parte de 93 donantes. Utilizaron la plataforma Indiegogo para recibir las donaciones, específicamente en dólares, ya que el bolívar venezolano enfrenta graves problemas de devaluación.

Tanto la campaña de 2015 como la de 2016 fue “completamente artesanal, sin necesidad de agencias de publicidad o marketing”, explica Reyes. Según ella, no ve necesario contratar estas agencias, pero sí contar con una persona específica y experta a dar seguimiento a la campaña y los donantes durante todo el año.

Cuando se le pregunta a Reyes por qué no se llegó a la meta planteada, explica lo que a su parecer son las tres razones fundamentales:

  1. Por la crisis: la mayoría de los venezolanos que están radicando en su país no tienen acceso a divisas extranjeras, en este caso dólares;
     
  2. Porque muchos de los venezolanos del extranjero -con acceso a dólares- están principalmente ayudando a sus familiares y amigos que se están yendo del país; y
     
  3. Porque la carga laboral del equipo interno de Efecto Cocuyo fue tan grande en 2016, que le dedicaron poco tiempo a pensar y operar la campaña, que estuvo demasiado focalizada en redes sociales.

Para Luz Mely, principal responsable de la campaña, el call to action era claro y entendible, el video fue compartido ampliamente y mucha gente se interesó por el periodismo de Efecto Cocuyo, sin embargo “sigue siendo un reto entender en qué momento una campaña de crowdfunding puede ser exitosa o no”. Según ella, todos en el equipo eran conscientes que la crisis económica haría difícil la campaña, pero igual decidieron lanzarse porque creyeron que la coyuntura -el hastío contra el gobierno, el enojo popular- podría motivar a que mucha más gente apoyara el buen periodismo.

Los aprendizajes más importantes para Reyes son dos: el primero, que sigue siendo necesario utilizar medios y canales tradicionales para llegarle a públicos más amplios, más allá de redes sociales y estrategias digitales; y, en segundo lugar, que es fundamental mantener una relación cercana con la base de donantes, más allá de una recompensa puntual.

Reyes es directa: “en términos de recaudación no nos fue tan bien, pero fue una experiencia de bastante aprendizaje. Cuando una persona te aporta así sea un dólar, teniendo en cuenta la crisis económica, política y social que atraviesa Venezuela, esa persona se convierte en un socio, en un cómplice que hay que procurar”.

Este artículo se reproduce en IJNet con permiso. Es parte de una serie sobre financiación de proyectos periodísticos elaborada por SembraMedia, organización dedicada a la mejora de contenidos en español.

La fundadora y directora ejecutiva de SembraMedia es Janine Warner, becaria ICFJ Knight, y especialista en ayudar a emprendedores de medios digitales a implementar prácticas comerciales sostenibles y a generar nuevas fuentes de ingresos online. Conoce más sobre su trabajo como becaria ICFJ Knight aquí.

Tags: 

ESCRIBE UN COMENTARIO

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Twitter message links are opened in new windows and rel="nofollow" is added.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Please log in or register in order to comment this post.