Investigación periodística revela corrupción en fútbol africano

بواسطةDana Liebelson
Oct 4, 2010 في Temas especializados

Una asociación de periodistas africanos publicó un informe que indaga la existencia de corrupción en las ligas de fútbol profesional de ese continente. El objetivo del reportaje es terminar la investigación de un reportero camerunés que fue agredido tras informar sobre los asuntos financieros de un presidente de la rama de fútbol. Según la organización Foro de Periodistas de Investigación Africana (FAIR), con esto se pretende mostrar que, "se puede detener a un periodista, pero no se puede matar a la historia."

El informe, "Asesinando el fútbol en África", es el primer trabajo africano ligado a la Red Mundial de Periodismo de Investigación que se realiza en nombre de un periodista herido. Centrado en ocho países, concluye que el fútbol africano no podrá ser ni mínimamente competitivo mientras los administradores no sean declarados responsables de su mala gestión.

El reportaje da cuenta- entre otros- casos como el de Camerún, en donde el Parlamento asignó $24,1 millones de dólares para la renovación de los estadios y todavía no tienen nada que mostrar. En Costa de Marfil, funcionarios del fútbol suelen ganan dinero por la venta de entradas fraudulentas y por contratos para supuestas construcciones que jamás se materializan. Incluso en Nigeria- donde los jugadores de fútbol son conocidos por utilizar su fama para mejorar la condición de sus comunidades- los clubes de fútbol tienen acceso solo al 10% de los 7.000.000 de dólares donados cada año por los sponsors.

En 2008, tras el ataque contra el periodista camerunés Philippe Boney, el Comité para la Protección de Periodistas hizo un llamado a la autoridades a "realizar una investigación de fondo y hacer que los responsables rindan cuentas ante la ley."

Al terminar el trabajo de Boney, FAIR ha demostrado que mientras exista corrupción en las ligas de fútbol africano, habrá también periodistas dispuestos a poner en riesgo sus vidas para reportarlo.