Idioma:

Reply to comment

Por qué es fundamental que los reporteros de guerra reciban capacitación en seguridad

image:

En sus 20 años trabajando como corresponsal extranjera en zonas turbulentas, Judith Matloff se ha encontrado en aviones de contrabando de diamantes y en depósitos de municiones llenos de humo después de una explosión. También ha recibido amenazas de muerte.

No es una sorpresa entonces que Matloff, quien dirigió las oficinas del Christian Science Monitor en África y Moscú, fuera elegida para impartir un nuevo curso ofrecido por la Columbia Journalism School sobre la cobertura de noticias en zonas de guerra.

Matloff habló con IJNet sobre la capacitación en medidas de seguridad, su tiempo en el extranjero y dio consejos para periodistas en zonas peligrosas.

IJNet: ¿Cómo crees que el recibir capacitación en seguridad podría haber cambiado tus experiencias como reportera?

J.M.: Me metí en situaciones increíblemente tontas porque no sabía cómo actuar... Esto fue en los días en los que nadie decía las palabras "trauma" o "chaleco antibalas". Te daban un boleto de avión y te decían que tenías que entregar tu trabajo a tiempo y regresar en una sola pieza, sin ninguna indicación sobre cómo evitar ser vigilado o cómo caminar por un campo de minas o de no correr en dirección a los tiros.

Me estremezco cuando pienso en las cosas tontas que hice por ignorancia. Tengo tantos colegas que han sido asesinados o mutilados o arrestados por la misma falta de preparación o desconocimiento de las medidas de seguridad. Por ejemplo, una amiga fue brutalmente abusada sexualmente, otro [amigo] perdió sus piernas y otro fue asesinado; todo en situaciones que hubieran podido ser evitadas o manejadas con mayores precauciones.

IJNet: ¿Hasta qué punto puede un curso realmente preparar a los reporteros para el periodismo de alto riesgo?

J.M.: Ningún curso puede preparar a un periodista al 100 por ciento. Sin embargo, una mayor conciencia de las prácticas más seguras puede sin duda mitigar el riesgo. Por ejemplo, fui detenida en Daguestán el año pasado, pero logré salir de esa situación con bastante rapidez debido a un plan de respaldo y canales de comunicación que ya se habían establecido con personas que podían ayudar. Había practicado qué hacer si me detenían, así que cuando ocurrió ya tenía una estrategia, una explicación y una computadora limpia lista para resolver la situación.

Creo firmemente que las capacitaciones deben de estar disponibles para todos los periodistas, especialmente aquellos que trabajan como freelance y que no cuentan con el apoyo de las grandes organizaciones, y los reporteros y editores locales que realmente viven en las zonas de conflicto y que constituyen el mayor número de periodistas encarcelados y amenazados.

IJNet: ¿Cuáles son algunos consejos que puedes ofrecer a los periodistas que aspiran a cubrir estas zonas?

J.M.: La seguridad del hotel es el tema más importante para evitar violaciones. La mayoría de las mujeres son atacadas en sus habitaciones o de camino a ellas. Quédate al borde de las multitudes durante manifestaciones y mantén un ojo sobre puntos de referencia. Siempre ten a alguien que te apoye. No llames la atención. Memoriza placas o rostros si piensas que te están siguiendo.

En términos de seguridad cibernética, no compartas tu computadora. Usa códigos en tus comunicaciones. Nunca viajes solo y no te quedes durante la noche en sitios en los que hay un conflicto activo, tales como Veracruz, México. Entra y sal rápidamente. Investiga a la gente con quien trabajes y analiza de antemano quién ataca, los patrones de los ataques y cómo podrías ser visto por alguien que puede atacar a periodistas.

Imagen: Morguefile

Reply