Idiomas

¿Qué se necesita para escribir reportajes de calidad?

¿Qué se necesita para escribir reportajes de calidad?

Fabrice Le Lous | 02/02/18

Es un error pensar que los lectores de periódicos online solo buscan memes, gifs y videos editados al estilo del youtuber de moda. En La Prensa, el periódico más importante de Nicaragua, los reportajes siguen siendo un género periodístico de gran demanda. El domingo 14 de enero, nuestro trabajo especial “Fortuna y desgracia del 'tío 'Roberto Rivas”, publicado en la revista dominical de La Prensa, promedió nueve minutos con 37 segundos de lectura entre las decenas de miles de usuarios que lo consultaron, lo que es bastante más que el promedio del sitio web de La Prensa: 2 minutos con 59 segundos, según Google Analytics.

Este reportaje, con estilo narrativo e interpretación de datos, ayudaba a comprender los actos de aparente corrupción que se le atribuyen al presidente del poder electoral Roberto Rivas, retomando información de las últimas dos décadas.

Ya sea en la reconstrucción de un crimen, en el análisis político que destapa casos de corrupción, en el perfil periodístico de un personaje clave o en la pieza histórica que esclarece un episodio del pasado, el reportaje es un género periodístico infaltable para la lectura de la realidad.

¿Pero cómo garantizar que un trabajo así será leído?

Si bien no existe una fórmula mágica, podemos reunir las características de cómo es un buen reportaje y esforzarnos por cumplirlas.

El periodista y escritor Fabián Medina, jurado del premio de periodismo internacional Rey de España en 2008, describe así un buen reportaje:“Está definido por la intención de totalidad sobre un tema. No se trata de escribir TODO de un tema sino de hacerse, y en la medida de lo posible contestar, todas las preguntas sobre un tema que creemos que se harán los lectores. Es llegar a ese tema desde todos los ángulos posibles. Preguntarnos: ¿Hay historias de vida? ¿Tiene historia en el tiempo este tema? ¿Hay estadísticas? ¿Hay diferentes versiones? ¿Hay instituciones que deben hablar sobre ello?”

Los reportajes no son una nota informativa larga. Son un género aparte. Para Medina, la diferencia entre estos géneros es la misma que hay entre “un plato de arroz blanco y una paella”.

“Las notas informativas están destinadas a dar noticias, información”, explicó Medina a IJNet. “Llamamos 'nota ampliada' a los reportajes fallidos, donde el periodista fracasó porque tenía mucha cosas interesantes que decir pero no encontró cómo hacerlo, y entonces recurrió al formato más simple, que usa el periodismo para dar la información de forma rápida y directa. La nota informativa ampliada sería esas parrafadas de información, monótona, como un plato de arroz blanco, y el reportaje, esa diversidad de sabores, ángulos y formas narrativas, como la paella. Ambos platos tienen la misma base, el arroz, pero son totalmente distintos”.

El difunto periodista y profesor de la Escuela de Periodismo de El País, Miguel Ángel Bastenier, escribió sobre el reportaje:

“Es el periodista en el dominio de las cosas, el reportero reporteando, convirtiéndose en fuente de lo que cuenta, porque lo ha oído, visto y comprobado”.

Además de ofrecer información de manera distinta, los reportajes exitosos son los que están presentados de forma tan llamativa que un usuario se sentiría mal consigo mismo si ve la publicación y no le da clic. Y cuando le da clic y comienza a leerlo, no se detiene hasta el final.

En febrero de 2017, el medio británico Press Gazette publicó un estudio algo desalentador para el periodismo en internet: Mientras que en papel el promedio de lectura diaria era de 40 minutos (Encuesta Nacional de Lectores del Reino Unido), en los sitios web de los periódicos el promedio era de apenas 30 segundos (Comscore).

No obstante, el ejemplo de Roberto Rivas es eso: solo un ejemplo. En La Prensa y en varias publicaciones hispanas, grandes periódicos y revistas han acostumbrado a sus seguidores a leer piezas largas. La convocatoria de lectura se hace mes a mes, de forma semanal o a media semana, cuando las noticias de último momento son secundadas por grandes trabajos, y los lectores se toman hasta 9 minutos para examinarlos.

¿El periodismo puede prescindir del reportaje como género?, le preguntamos al periodista investigativo Octavio Enríquez, ganador de los dos premios de periodismo más grandes que hay en español: el Ortega y Gasset (2011) y el Rey de España (2014).

“Es mi peor pesadilla que un día el periódico diga que ya no tenemos tiempo para el reportaje, que urge escribir todo rápido y urgente”, contestó sin titubeos. “Para mí un buen reportaje te ayuda a pensar y a veces necesitamos darnos una pausa y ver cómo está funcionando todo a nuestro alrededor. No se puede prescindir de este género”.

Fabrice Le Lous es editor de la Revista Domingo del diario La Prensa, de Nicaragua.

Imagen con licencia Creative Commons en Flickr, vía Raúl Hernández González

Comentarios

Totalmente de acuerdo.

Las buenas historias merecen grandes reportajes.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Twitter message links are opened in new windows and rel="nofollow" is added.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Please log in or register in order to comment this post.